Autoconocimiento personal y el coaching como herramienta

Autoconocimiento personal y el coaching como herramienta

El coaching está de moda según algunos y cuando escucho eso me alegro porque quiere decir que cada vez más personas se interesan por el autoconocimiento personal y el coaching como herramienta. Algo muy potente cuando es bien utilizado y puede resultarte súper útil en tu vida si quieres crecer y superarte.

A priori, el coaching promete una transformación si estás dispuesto a perseguir tu bienestar y entender que puedes pasar de un punto a otro, con un proceso personal en el medio.

Extrapolado al tema del que te quiero hablar hoy, vas a ver que:

El autocoaching o el coaching a uno mismo, es una forma de trabajar con tu propia vida, en la que vas conociéndote en cada área con la finalidad de encontrar formas de mejorarla a través del logro de objetivos.

A través de variadas técnicas puedes ir detectando tus puntos débiles, tus puntos fuertes, tus creencias, tus valores, tus patrones de comportamiento y todo eso que hace que tu vida hoy, sea lo que es.

El beneficio más importante que le veo a practicarlo contigo mismo es que te libras totalmente de pudores, vergüenza, miedo al rechazo, miedo a que te juzguen y cualquier otro temor que puedas tener al contarle tus situaciones de vida a un tercero, en este caso un coach.

Tienes que saber que para que funcione debes comprometerte, podrás ver resultados si estás al 100% en el proceso. Es necesario un fuerte interés en ver cada pequeño movimiento, cada reacción, cada actitud, cada palabra, cada cambio en tu fisiología y detectar creencias, emociones y pensamientos.

De nada sirve si por ejemplo te estás sumergiendo en lo más profundo de tu ser y al revisar o mirar tu comportamiento, tus reacciones o tus emociones no eres genuino para reconocer que algunas cosas no son como quisieras.La introspección es una de las mejores prácticas que puedes hacer para entenderte, descubrirte y avanzar.

En un post de haces algunas semanas te contaba mi experiencia con el autocoaching y todo lo que aprendí, pero debes tener claro que necesitas un compromiso real contigo, si no, perderás el tiempo.

El autocoaching o el coaching a uno mismo es una forma de entender dónde estamos y hacia dónde queremos ir a través de una sesión. Sí, aunque sesión se suele llamar a la consulta con un coach, también es importante que te tomes ese período de tiempo si trabajas a solas.

Son esos 45 minutos donde no encontramos a nosotros mismos en nuestra intimidad sin nadie más, donde podemos llegar a sacar conclusiones realmente buenas y profundas.La sesión tiene un requisito fundamental que es ser totalmente sincero contigo y saber que si no te dices la verdad y no te hablas con honestidad brutal, no tendrá ningún sentido.

Un proceso de autocoaching es algo que puedes hacer cuando:

  • Sinceramente tienes ganas de encontrar formas para mejorar algo que te inquieta
  • Cuando te sientes lo suficientemente incómodo como para querer cambiar algo de tu vida personal.
  • Cuando quieres lograr un objetivo 
  • Cuando te sientes vacío pero sabes que tiene que haber algo más y quieres ir por ello.

Aunque hay muchos enfoques de coaching especializados en diferentes áreas, del que yo te voy a hablar siempre en mi blog es del coaching personal.

Más específicamente sería el coaching sobre ti mismo enfocado en tu persona porque me parece que si no empezamos por nosotros, difícilmente podamos aportar algo potente a los demás.

Comienza por arreglar lo tuyo y luego podrás mostrarle tus logros al resto, teniendo en cuenta que no todo el mundo está dispuesto a meterse en esta faena. Es una opinión personal y no quiere decir que sea la única verdad, pero en mi experiencia, para mí funciona de esa manera.

Autoconocimiento y autocoaching - La fórmula perfecta

Entonces creo que, en ese sentido el coaching sobre uno mismo es fundamental para vivir una vida más íntegra y ser lo suficientemente flexible como para ir corrigiendo pequeños desvíos cuando no estés conforme.

Siempre que notes que tu realidad se va desarrollando de una manera que no te satisface, cuando creas que no estás dando todo lo que eres capaz de dar, cuando no estás contento porque tus días se suceden y no te dejan esa sensación de decir “Ok, me siento tan pleno que estoy en el mejor momento de mi vida”, quizás sea el momento ideal para empezar a profundizar en tu interior.
Y mejor aún, si estás dispuesto a ver todas las cosas buenas y las que no te gusten tanto de tu vida, el autocoaching es ideal para despegar.

Como cualquier labor sobre tu persona, es algo que tienes que hacer por ti mismo y convencido en el momento exacto, no sirve que venga alguien y te diga que tienes que hacer autocoaching a partir de hoy. Es como si te impusieran una dieta o un cambio de ropa o de trabajo. O que tienes que casarte o mudarte de casa.

Esas son decisiones de vida lo suficientemente importantes como para requerir una decisión propia, genuina y estar tan convencido de que sinceramente quieres hacer un cambio y que no exista manera de modificarte la visión.

Lo que quiero proponerte con el autocoaching es que te conozcas profundamente que sepas exactamente cómo eres, cómo reaccionas, cómo decides lo que te afecta y lo que no porque eso también es importante, lo que te resulta sin sentido. El autoconocimiento es la base para vivir una vida más consciente y a través del autocoaching puedes lograr tus objetivos. Si tienes problemas, prueba a transformarlos en objetivos, verás cómo te resultad mucho más liviano de afrontar.

Muchas veces el entorno nos cuenta o nos hace pasar por situaciones que nos afectan de una manera que no es buena para nosotros y como no sabemos controlarlo ni poner un límite o decir que no, entonces llega un momento que nos encontramos inmersos en una escena o en una situación que nos excede.

Déjame decirte que esos son los momentos que más te enseñan, los momentos de bajón, los momentos de enojo, los momentos de tristeza y los momentos de dolor son necesarios para conocerte realmente.

Aunque no nos gusten y a veces no podamos entenderlos, pasar por ellos es necesario para que, por contraste, comprendas ideas y fundamentalmente valores los momentos excelentes que vives.

Hay mucha gente que va por la vida en busca de la felicidad y está bien, de hecho creo que una de las razones por las que todos vivimos es esa, por ser felices. Lo que no me parece tan lógico es que pretendas una vida feliz de la manera que nos la cuentan en los libros infantiles.

La felicidad es algo que puedes encontrar en cualquier momento de tu vida, aún en los peores momentos, porque en realidad de los períodos más desafiantes, esos que tú interpretas como los peores momentos, es de donde mejor puedes aprender.

Muchas veces lo que para nosotros es el peor momento de nuestra vida, para otra persona no significa lo mismo, al contrario, significa el mejor momento porque es una oportunidad para entender cosas que de otra manera no podría haber entendido.

El desafío llega a tu vida para que seas capaz de ver hasta dónde puede llegar. Es una oportunidad para conocerte, para descubrir cosas nuevas y para liberarte de creencias que vienes acumulando y manteniendo por años.

Tu vida puede ser tan feliz como quieras, sólo depende de ti. Nadie puede venir de afuera y hacerte más feliz. La felicidad como la motivación, es algo que viene de adentro, es una cosa intrínseca, por eso este blog lo dedico a esos puntos de nuestra vida que me parecen realmente importantes.

Conocerte al máximo es realmente es tan necesario porque te anima a investigarte y reconocerte. Llegar al fondo y ver hasta dónde eres capaz de dar. Si me preguntas, yo creo que somos capaces de dar hasta el infinito porque el límite se lo pone uno mismo y lo que para mí hoy puede ser un límite, para otro nunca lo fue ni lo será.

Otra persona que está ahí afuera seguramente tenía tu mismo límite y lo superó, entonces para bien o para mal los límites están ahí para hacernos dar cuenta de nuestras creencias. Hay cosas que yo no haría y sin embargo a otra persona le parece lo más normal del mundo y viceversa.

Entonces olvídate de los límites, habitualmente solo están en tu cabeza. Si realmente quieres hacer algo, hazlo. Ya habrá tiempo para estancarse, para recortar, para filtrar, para limitarse, pero empieza por algo. Cualquier cosa que quieras hacer se empieza con el primer paso y no es algo que me inventé yo. Viene desde el comienzo a la humanidad.

Por lo tanto si estás dispuesto, si tienes ganas, si quieres mejorar tu vida, adelante. El autoconocimiento está ahí disponible para que lo practiques y el autocoaching te dará la claridad que necesitas para progresar en pos de tus objetivos.

Te interesa saber más sobre estrategias de autocoaching ¿cierto?
Genial, entonces no dejes de participar en el mini curso digital y gratuito que preparé para darte un montón de herramientas prácticas.

Tal vez no pretendas cambiar radicalmente tu vida, sino una parte, quizás algo que te incomoda.

Supongamos que tu relación de pareja o tus relaciones familiares o tu vida social no son cómo quisieras, o tal vez que tu trabajo no te satisface cómo te gustaría, o tu cuerpo, o por qué no tu calidad de vida.

Bueno ahí ya puedes empezar a hacer algo por ti. No necesariamente tienen que ser cambios bestiales que te dejen patas para arriba, con que empieces a cambiar pequeñas cosas, pequeños hábitos, pequeñas piedritas que todos los días molestan en tus zapatos, ya te irá sirviendo y lograrás un cambio gigante en tu vida.

La felicidad es eso, la suma de momentos felices. Es un concepto tan manoseado el de la felicidad, que muchas hablamos de él sin saber realmente qué significa. Pero si yo te pido en este momento que recuerdes, que traigas a tu mente el momento más feliz de tu vida, estoy segura que vas a tener muchos.

Alguna vez me pasó que cuando me preguntaron eso, dudé tanto tanto tanto que creí que no tenía momentos felices en mi vida ¿y sabes que sucedía? Que estaba ciega. No es que no había tenido momentos felices en mi vida, sino que no los podía ver.

A veces no los puedes ver porque no estás acostumbrado a observarte, a valorarte, porque no eres consciente de que puedes mirarte a ti mismo y revisar tu vida sin temor a encontrar algo que no te guste.

Si te sucede algo así, no te preocupes, te iré contando en este blog herramientas para que puedas conocerte y si encuentras cosas que no te gustan, cambiarlas. ¿Quieres empezar ya? Un diario de emociones es un excelente primer paso.

Gracias por leerme. Nos vemos en el próximo post.
Besote
Cyn

Deja un comentario