Cómo automotivarse para lograr cosas importantes | 2da. Parte

Cómo automotivarse para lograr cosas importantes | 2da. Parte

En el primer post de la serie Cómo automotivarse para lograr cosas importantes, te hablé de algunas técnicas que podías implementar. Si la probaste cuéntame qué tal te resultaron, seguramente ya comenzaste a ver cambios.

La automotivación es esencial para alcanzar lo que te propongas, eso no es novedad pero muchas veces nos cuesta mantenerla a lo largo del tiempo. Un proyecto comienza y estamos cargados de energía y entusiasmo, pero de pronto la motivación va mermando y cada vez la cosa se complica un poco más.

Ahora seguimos con otras 10 ideas de automotivación que puedes poner en práctica inmediatamente. Cuando te descubres diciéndote a ti mismo necesito motivación personal es porque llegaste al punto de plantearte un cambio.

Ya no quieres seguir con ese malestar que provoca el desánimo y la búsqueda de soluciones se torna relevante. Es muy común encontrar en internet frases de motivación ¿pero realmente funcionan?

A veces con un cambio de actitud es suficiente para recuperar la motivación perdida, pero cuando necesitas artillería pesada para combatir la desmotivación, nada mejor que recurrir a técnicas infalibles.

No alcanza con frases de motivación personal para iniciar el día o frases cortas de motivación en Facebook.

Veamos de qué se trata un trabajo profundo para mantenerte motivado siempre.

10 Estrategias para potenciar tu motivación personal

1

Divide y triunfarás

Hacer cualquier tarea grande de una sola vez puede resultar un agobio inmenso y lo más probable es que te desanimes y ni siquiera tengas ganas de empezarlo.
Eso hará que lo postergues, que encuentre mil excusas y finalmente nunca llegues a completarlo.
Pero y si probaras dividiendo la tarea faraónica en varias partes. Los trocitos más pequeños te darán la sensación de obtener mini logros, lo que se traduce en completar el total en menos tiempo y con mayor satisfacción.

2

Ocúpate hoy y mañana será otro día

Si te digo que vivas el ahora, el momento presente, quizás te suene a libro de autoayuda, pero siendo honestos es lo que mejor funciona.
Seamos objetivos, no podemos hacer nada más que lo que tenemos entre manos ahora mismo. Lo que hiciste ayer ya está y lo que hagas a partir de mañana todavía no llegó.
Al centrarte en otros momentos que no sean el presente, solo estarás alimentando tu ansiedad. Además, la vida es movimiento, los proyectos tienen que ser flexibles.
Si esperas que todo sea para siempre, lo único que ganarás será ponerte ansioso y estar permanentemente con la cabeza dispersa. Ocúpate del ahora y disfruta.

3

Perfecciona haciendo

Cuando eres exigente contigo mismo y con los demás, esperas que todo sea lo más perfecto posible. A veces no es fácil lograrlo porque hay mil cosas que podrían desviarte del objetivo final. Sin embargo hay algo que puede acercarte mucho al resulta perfecto o casi. La práctica. Hacer una y mil veces es lo único que te hará mejorar.Si algo no sale como quieres vuelve a probar. Hazlo de nuevo, corrige y sigue. En la medida que acciones una y otra vez, el resultado cada vez se acercará más a tu ideal.

4

Pregunta mejor para encontrar buenas respuestas

Si no encuentras la motivación que buscas, es muy probable que estés haciendo preguntas que necesitan ser mejoradas. Una buena idea es preguntarte ¿para qué?
Cuando cuestionas con los para qué, tu mente comenzará a encontrar razones del por qué haces o quieres hacer las cosas.
Es una manera creativa de ver tus ideas más profundas sobre tu propio comportamiento. Quizás tengas motivaciones inconscientes que ni sabías que existían.
Dales una oportunidad y verás todo lo que puedes descubrir en ti mismo.

5

Abraza el fracaso

A veces emprendemos proyectos que no resultan como creíamos. No todo sale como estaba pensado y podrías perder la motivación para volver a intentarlo o comenzar con algo nuevo. Si sientes que el resultado no es como esperabas y lo tomas como un fracaso, saca algo bueno de eso. Acepta que no estás contento y toma esa experiencia para ir hacia el próximo objetivo. En estos casos tienes una gran ventaja, ya contarás con una experiencia para la nueva meta y no estarás partiendo de cero, por lo que la curva de aprendizaje será mucho menor.
Alégrate del fracaso, acéptalo y parte desde allí, verás cómo lo nuevo comienza con más fuerza.

¿TE INTERESA LO QUE ESTÁS LEYENDO?

Escribí el EBOOK "En busca de la motivación perdida" con más ideas para mantener tu motivación a raya.
¿No vas a perdértelo, cierto? Es GRATUITO, descárgalo ahora


6

Eleva tus estándares

¿Por qué cuando no avanzas te sientes estancado? ¿Y si estuvieras subestimando tus capacidades? Tenemos la tendencia a no apreciar lo que hacemos, lo que sabemos o lo que ya vivimos. Y un reflejo de eso suele ser ponernos metas que nos "quedan pequeñas".
Cambia eso, ponte nuevos objetivos que te desafíen en serio. Que te cueste lograrlos pero que no sean imposibles. Sube tus estándares a niveles que te exijan lo mejor de ti mismo y te reten a llegar a ese límite.
Solo si empujas sabrás hasta dónde puedes llegar. Cuando te quedas, cuando no das más de lo que te resulta cómodo, es muy difícil superarte. Así que mueve esas fronteras, ve un paso más allá y entenderás lo bien que se siente elevar tus estándares.

7

Cada día un poco mejor

La motivación funciona como una maratón, es resistencia, es constancia, es perseverancia. Si te motivas de a ratos, a gran velocidad y tienes picos de subida y bajada no te sentirás nada bien. Porque probarás el sabor de los buenos momentos pero experimentarás también las bajas.
Por lo tanto centra tus esfuerzos en mejora continua. Cada día algo mejor. A cada momento un paso más. Solo así podrás mantenerte motivado constantemente.
Recuerda que la motivación viene de tu interior, por eso si te motivas a través de estímulos externos, como compras, personas o actividades, en cuanto ese momento se acabe tu motivación también lo hará.
No queremos esos altibajos y la mejor forma de evitarlos es encontrando aquello que te mantiene con la motivación a niveles constantes. Mejora cada día un poco, mejora constantemente.

8

Aprovecha que eres único

Las personas nos diferenciamos porque no hay dos iguales en todo el planeta. Aunque seas gemelo de alguien, tampoco serás igual. Eres único y es razón suficiente para que encuentres motivación en eso. Nadie puede hacer las cosas como tú, nadie puede tener tus mismos logros, nadie puede ayudar a otros como tú lo haces, nadie en el mundo siente lo mismo que tú.
Ese diferencial es lo que hará que encuentres huecos donde hacer tu trabajo, donde ubicarte en la sociedad y fundamentalmente donde hacer la diferencia.
Olvida la inercia, explota al máximo esas características únicas que tienes y haz algo que deje una huella única, la tuya.
Destaca, sé especial para alguien más, valora lo que puedes hacer por ti mismo enfocado en los demás,

9

Encuentra un coequiper

Tener a alguien con quien ir a la par es una de los mejores escenarios para mantener nuestra motivación. Esa persona actuará de red de contención cuando queramos salirnos de los límites.
Si tienes un compañero que te apoye y al que puedas apoyar en los distintos momentos de tu proyecto, de tu vida o de cualquier actividad que emprendas, será mucho más fácil porque te sentirás acompañado.
Puede ser un amigo, tu pareja, alguien de tu familia o simplemente un desconocido.
Con las redes sociales, los grupos y la inmensa posibilidad de contactos que tenemos a través de internet, esto es realmente accesible. Busca tu coequiper y anímense juntos a dar el máximo.

10

Invierte en ti

Tus intereses, tus aficiones, tus costumbres, tus anhelos son rasgos que te definen. Si te interesa aprender algo, si quieres lograr tus metas, si pretendes hacer de tu vida algo interesante y profundo, necesitas invertir en ti. Y no me refiero solo a dinero, hay muchas cosas que solo requieren tiempo, dedicación, estudio, observación, interés y atención.
Descubre lo que te hace vibrar e invierte en eso. Aprende de cuanto maestro se te presente, acércate a quienes estén donde tú quisieras estar. Lee, fórmate en lo que te gusta, experimenta, prueba una y otra vez.
Reflexiona, atiende tus propias demandas, no te ignores. Tú eres tu mayor activo.
Si no lo haces por ti, nadie lo hará.
Los demás tienen sus propios intereses, ocúpate de los tuyos que con eso ya tienes para entretenerte el resto de tu vida.

Nunca dejes que la ira, la frustración o el miedo te desvíen del camino que elegiste. El desánimo llega cuando no encuentras motivación en lo que haces y tus proyectos no pasan de la idea.

Necesitas dar vida a eso que sueñas y no quedarte paralizado aunque te sientas atrapado.

Siempre hay opciones, siempre hay motivos para ir hacia adelante. Así que empéñate en llegar lejos, tan lejos como quieras y verás de todo lo que eres capaz.

Ya tienes otras 10 técnicas de motivación personal ¿Qué tal va tu tesoro motivacional?

Cuéntame en cuanto pruebes alguna, me interesa mucho saber si te dieron resultado.
La motivación personal para el éxito de cualquier cosa que emprendas es individual, tienes que ocuparte tú de hacer el trabajo.

Olvídate de esperar algo de afuera, tienes el poder suficiente para automotivarte y la motivación para salir adelante es interna. Solo necesitas creértelo.

Gracias por leerme. Te veo en el próximo post.
Besote
Cyn

2 comentarios en “Cómo automotivarse para lograr cosas importantes | 2da. Parte

  1. Me encantó el post! Sobre todo lo de aprovechar que somos únicos.

    Muchas personas no saben lo especiales que son y así como son, pueden hacer una gran diferencia en su entorno.

    Creo que el mayor obstáculo para poder proyectar nuestro verdadero yo, es no invertir tiempo en aprender a descubrir nuestras fortalezas y debilidades.

    • Estoy totalmente de acuerdo Raquel, es tan cierto tu comentario!.
      Me alegra que te haya gustado pero sobre todo que hagas hincapié en lo de conocernos profundamente. Gracias!
      Besote

Deja un comentario