Miedo al qué dirán. Un enemigo en la azotea

Miedo al qué dirán. Un enemigo en la azotea

Esta semana fue reveladora, aprendí de mí, más que en mucho tiempo. Un montón de sincronías que se sucedían como una catarata de eventos y me rendí. Dejé de luchar contra mi parte boicoteadora y decidí dejar de procrastinar. Si tienes ganas de saber cómo manejé el miedo al qué dirán, este post te interesa.

Hace tiempo que tenía ganas de hacer algo más allá de mis límites. Quería probarme a mí misma si era capaz de vencer el miedo al qué dirán y últimamente se me estaban dando las condiciones para hacerlo.

Así que junté todo el valor que pude, terminé uno de los tantos manuscritos de libros que tengo a la espera del "momento oportuno" y lo publiqué en Amazon.

Ya sabemos que el momento ideal no existe, siempre hay algo más importante, más urgente, más esto, más lo otro... en fin, sabes a qué me refiero ¿cierto?

Pues bien, la cosa es que esta semana me tocaba escribir en el blog de Celia y mi tema fue la procrastinación. Por alguna razón ese tópico estuvo dando vueltas en mi cabeza desde principio de mes, así que aproveché la "inspiración" y dije, si voy a escribir sobre algo, que sea un tema que me afecta particularmente. Es más, voy a predicar con el ejemplo y voy a romper mi propia procrastinación.

Libro 8 Ideas para transformar mi vida - Disponible en Amazon Kinde Store para todos los dispositivos

Libro 8 Ideas para transformar mi vida - Disponible en Amazon Kinde Store para todos los dispositivos

Me desperté el miércoles con una sensación de necesitar hacer algo en contra de mis miedos. Bueno, no todos porque era imposible, pero sí podía elegir mi miedo más incómodo.

Y así fue como enfrenté mi temor al qué dirán

Terminé el ebook, lo publiqué en el Kindle store, armé mi pequeño perfil de autora y podría decirse que mi plan de escritora independiente, arrancó al fin. O al menos está en construcción.

¿Y ahora? —Pensé.
Nadie me conoce ¿cómo se va a enterar el mundo que existo? —Repetía mi demonio interior.

En fin, intenté callar esa voz y seguí adelante. Preparé unas imágenes, publiqué en redes sociales y me comí la vergüenza.

A partir de ahora, todo quedaría en manos de la gente y la tienda online de libros más grande del mundo. La primera parte del plan estaba en marcha. Era cuestión de esperar y empezarían a caer las primeras críticas. O eso creía yo.

Mi cabeza no dejaba de practicar su deporte favorito:

el diálogo interno

  • El libro es pequeño y conciso, porque no quiero aburrir a nadie. Las personas no tienen demasiado tiempo.
  • No soy una escritora reconocida, pero claro, si no empiezo evidentemente nunca lo seré.
  • Me faltan contactos famosos para lograr una viralización. Ok, me rindo, esto no puedo solucionarlo por el momento.
  • Carezco de un título que acredite mi conocimiento sobre psicología. Qué más da, no quiero ser terapeuta, sólo inspirar a hombres y mujeres que quieran mejorar su vida y lograr cosas. No voy a curar a nadie, para eso están los médicos.
  • Vivo en Sudamérica y tenemos un millón de trabas para hacer cosas de cara al mundo. Alguna forma tiene que haber y no pienso parar hasta descubrirla.
  • Hay miles de profesionales hablando de desarrollo personal. Obvio, pero todos alguna vez fueron desconocidos.

Y la lista de excusas seguía y seguía hasta el infinito. Estaba entrando en una especie de crisis y me detuve. Corté por lo sano.

Creé una portada, le di un nombre (8 Ideas para transformar mi vida) y mi primer libro digital en una tienda mundial estaba publicado.

El viernes temprano, al abrir los ojos, en mi bandeja de entrada había un correo de Amazon dándome la bienvenida y confirmándome que ya estaba disponible para todo aquel que quisiera descargarlo.

Era una realidad. Uno de mis objetivos para este 2017 estaba cumplido.
Sólo quedaba seguir avanzando.

Sábado por la mañana, el día más gris de Mayo con una lluvia intensa que golpeaba mi ventana, me recordó de nuevo mi miedo a la crítica. Decidí no darle mucho lugar e hice una lista de las cosas buenas que esto me traería.

Envié un email a los suscriptores de mi blog para que supieran del acontecimiento y la magia comenzó.

Pasé de un "nadie sabe que existo" a estar en el TOP 5 de los libros Kindle gratuitos más descargados. Aunque sabía que era solo una estadística temporal, me dio mucha alegría este paso que había dado casi temblando.

Libro Cyn Perazzo en Amazon - Gracias

Libro en el 2do puesto de los más descargados en Amazon Kindle Store durante 2 días consecutivos. Categoría Desarrolo personal y Autoayuda

Tenía una corazonada, si lo ofrecía gratis durante el fin de semana, la gente tendría más tiempo para leerlo. Y no me equivoqué.

Mi pequeña comunidad en internet confió en mí y me dio una oportunidad. Había personas que me estaban dedicando un rato de su ocupada agenda para descargar el libro electrónico. No podría estar más agradecida.

El corazón me latía a dos mil por hora. Me sentía increíblemente bien y todo gracias a los mejores seguidores del mundo. Mis amigos y suscriptores del blog.

Así que si me estás leyendo, solo quiero darte las gracias con toda mi alma, esto no hubiera sido posible sin ti que formas parte de esta comunidad que estamos armando alrededor de cynperazzo.com

¿Por qué te cuento todo esto? No es por presumir, es simplemente porque...

El miedo al qué dirán puede paralizarte de tal manera que dejas de hacer las cosas que realmente quieres.

Es muy fácil caer en eso y a veces creemos que somos los únicos que lo padecemos. Y no, déjame decirte que, en mayor o menor medida, todos nos sentimos frenados en algún área de nuestra vida.

Piénsalo, encuentra aquello de lo que te estás privando por el miedo a que te critiquen, a que te digan algo que no quieres escuchar, a que te rechacen y un larguísimo etcétera.

Si tienes ganas de hacer algo, solo hazlo. Punto. Ya habrá tiempo de pulir.

El miedo a la opinión de los demás en realidad es una forma que tenemos de esconder la necesidad de aprobación ajena.

Aunque nos cueste reconocerlo o quizás ni sepamos que nos importa tanto, buscamos constantemente agradarle a alguien más.

Sea lo que sea, es imposible gustarle a todo el mundo. Al único que necesitas satisfacer es a ti mismo.

También, al intentar protegernos de lo que digan los otros, lo que hacemos es mantenernos en la tan nombrada zona de confort. Sí si, a esa me refiero, a la que te atrapa y te mantiene en tu pequeña burbuja donde nadie te desafía y tienes todo controlado. Bah, o eso crees.

Entonces...

¿Cómo te quitas el miedo al qué dirán, o por lo menos lo minimizas?

  • Identifica lo que te frena
  • Piensa cuál es la opinión que más temes
  • Pregúntate qué es lo peor que puede pasar, y lo mejor, claro
  • Enfréntate a tus propias limitaciones
  • Siente el miedo en todo tu cuerpo
  • Deja de esquivar la sensación y mírala de frente
  • Escríbelo si es necesario o háblalo con alguien
  • Revisa con humildad qué ganas escondiéndote
  • Haz eso que quieres hacer asumiendo que otros opinarán
  • Libérate del temor cuanto antes
  • Toma las opiniones como de quien vienen

Si sientes que temer a la opinión ajena tiene que ver con una falta de seguridad o confianza en ti mismo, no te pierdas los próximos posts porque tocaré esos temas.

A mí me afectaron durante mucho tiempo, y aún lo hacen a veces así que te voy a contar cómo puedes afrontarlos.

Hay algo cierto, nadie hará por ti lo que realmente sientes que quieres hacer

A veces hay que tomar la decisión de salir al mundo y exponerse pase lo que pase. Créeme, la recompensa es enorme.

Tu bienestar no depende de las cosas que te suceden, depende de cómo vives e interpretas lo que experimentas en cada momento.

Deja de procrastinar, asume que algo te da miedo y lánzate igual. Te aseguro que tus miedos son eso, solo tuyos.

Esta experiencia, entre otras muchas cosas, me enseñó que se puede tener más miedo a lo que te digan los demás, que al fracaso. Así que deja de pensar tanto y actúa más. Ojo donde pones el foco.

¿Quieres contarme si alguna vez tuviste miedo al qué dirán? Te leo más abajo en los comentarios.

Gracias por leerme. Nos vemos la próxima.
Besote
Cyn

¿Aún no perteneces a la comunidad? Entra ahora y mejoremos tu vida

Deja un comentario