Olvida las excusas y continúa

Olvida las excusas y continúa

Hay momentos cual montaña rusa, en que tus días oscilan entre vaivenes de emociones. Y no, antes que lo pienses, no es por la luna únicamente.
Es una cantidad enorme de factores que influyen para que te sientas con más o menos ánimo.

Sin embargo, hay pequeños oasis dentro de tu semana que seguramente hacen la diferencia. Y por qué no, dentro de un mismo día también. Hoy te tengo una propuesta: olvida las excusas y continúa.

A veces, cuando crees que ya nada puede ser peor, te descubres pensando en algo o alguien que llega a tu incómoda rutina para darte un aire fresco y sí, es justo en ese momento cuando todo comienza de nuevo.

Habrás escuchado que afirman por ahí y se le atribuye a Buda, que no podemos escapar al dolor, pero sí podemos optar por no sufrir. Pues bien, si va a doler al menos que te deje una enseñanza.

Alguien que se va o te deja, un trabajo que se termina, una época que llega a su fin, un proyecto que se interrumpe... mil cosas pueden hacerte sentir dolor.

El tema es cómo eliges seguir, si es que sigues, por supuesto. Y te aclaro esto porque vi y sigo viendo a diario que muchas personas se mantienen en el dolor que corrompe sin siquiera intentar salir.

Me cuesta creer que eso es la zona de confort, sin embargo es real. Revisa a tu alrededor y verás a mucha gente coquetear con el sufrimiento día tras día, con la falsa idea de que todo pasará así sin más como por arte de magia. Y no, no sucederá.

Te aseguro que si actúas de corazón y pones todo tu empeño en terminar la situación que te incomoda, evitarás que ésta se instale en tu vida con tal afán que cuando quieras darte cuenta ya habrá pasado mucho tiempo.

Nada es tan rosa como en los cuentos ni tampoco tan negro como podrías creer.

Las cosas suceden porque puedes afrontarlas y como pruebas que se espera superes.


Por supuesto que está en ti la elección de trascenderlo o regodearte en el dolor al punto de hacer de tu vida un eterno sufrimiento.

¿Y si empezaras a abrir más tus ojos y te permitieras ver esas señales que sabes que estás dejando de lado?

No es tan difícil. Solo necesitas creer que algo bueno te está esperando. No lo desperdicies.

Sigue la pista, arriésgate, olvida tu comportamiento habitual y da el primer paso.

Que el miedo al fracaso no sea un obstáculo en el camino para eso que tanto deseas.

  • ¿Tienes miedo? Supéralo.
  • ¿Estás agotado? Descansa.
  • ¿Te aburres? Sé curioso.

Pero hagas lo que hagas, no pierdas la oportunidad. Necesitas vivir con más énfasis. Recupera tu alegría, esfuérzate por ver el lado bueno de las cosas.

No estoy diciendo que seas hipócrita ni vendas al mundo una falsa apariencia. No. Solo digo que te animes a enfrentarte a tus propios pensamientos que son los únicos que te limitan para hacer esos cambios que estás postergando desde hace tiempo.

Con la actitud correcta, esa que ya ni recuerdas pero tenías cuando eras un niño, serás capaz de ver lo que con el tiempo olvidaste: 

Oportunidades nuevas por doquier

  • Si te agobia la gente que te rodea, cambia de entorno
  • Si te sientes solo o incomprendido, intégrate a nuevos grupos y haz nuevos amigos
  • Si alguien se alejó de tu vida, deséale lo mejor, supéralo y sigue con lo tuyo
  • Si te aturde la ciudad, vete al campo
  • Si tu vida profesional necesita un cambio, investiga nuevas oportunidades o emprende si es lo que quieres
  • Si no estás cómodo con tu cuerpo, rediseña tu alimentación y muévete más
  • Si quieres conocer nuevos lugares, planea y vete
  • Si no entiendes algo, estudia más
  • Si tu vida es un caos, ordénate y prioriza

Nadie puede vivir por ti, quedarte paralizado lo único que hará será mantenerte en el mismo lugar de siempre hasta que no te quede ni un gota de energía, y no queremos eso ¿cierto?

Puedes buscarte la excusa que más te guste o mejor te haga sentir. Pero...

¿y si en lugar de ser tan complaciente te hicieras cargo de tus cosas y aprendieras a buscar soluciones?

No me digas que no te seduce la idea de sacarte de encima esas emociones negativas que te dejan como una piltrafa porque otro no se comportó como querías, o no ganas lo suficiente o simplemente no tienes tiempo para ti.

En serio, proponte un plan. Elige un objetivo a corto plazo y ve tras él sin excusas. Comprométete a cumplirlo y verás por ti mismo, como el solo hecho de tomártelo en serio, ya te cambia el estado de ánimo.

Si vas a motivarte, que sea por algo que realmente te importe.

Olvida las excusas. Recuerda tus pasiones. Pierde tus miedos.
Simplemente, recupera tu vida o diseña una nueva.

Hasta la próxima.
Besote
Cyn

¿Te falta mortivación?

Solucionémoslo. Escribí el EBOOK "En busca de la motivación perdida" con ideas para mantener tu motivación a raya


¿No vas a perdértelo, cierto? Es GRATUITO, descárgalo ahora

Deja un comentario