Pascuas. Mucho más que chocolate, conejos y huevos de colores

Pascuas. Mucho más que chocolate, conejos y huevos de colores

Casi puedo verte, te sientes culpable porque hay comida de esa que te encanta por todos lados y es imposible resistirte. Benditas pascuas, mucho más que chocolate, conejos y huevos de colores.

Roscas esponjosas rebosantes de crema pastelera y tentaciones de chocolate por donde vayas con conejos que acompañan como intentando hacer menos mala la cosa. Pero el pequeño con cola de pompón no alcanza para aliviar las cantidades ingentes de azúcar que le metimos a nuestro cuerpo estos días.


En fin, ya está. La semana santa con sus cuatro días de cuasi-ocio, en los que espero hayas descansado y reconectado con tus seres queridos, están por terminar, pero antes de eso voy a proponerte algo.

Asumo que si me estás leyendo es porque te interesan temas sobre tu desarrollo personal y autoconocimiento, si no, quizás te decepcione este post.
¿No me digas que creías que iba a darte una receta de huevos pascuales?
Pues no. El chocolate me vuelve loca, pero la cocina y yo no somos muy amigas.

Bien, a lo nuestro... te tengo un reto... Bah, dos en realidad. A ver qué te parece.

¿Qué tienes pendiente todavía?​

Ya pasamos el primer tercio del año. Aún hay mucho por hacer, pero seguramente sientes que tienes cosas pendientes y no te atreves a empezar.
Te voy a hacer dibujar, sí, no te me quejes.​

  • Dibuja la silueta de algunos huevos de pascua, ovaladitos, huecos… ya sabes, de esos que te encantaban en tu época de jardín de infantes.
  • Nombra cada uno con algo que quieras lograr este año.

Dibuja tantos como quieras. Sí, estoy hablando de cosas grandes, verdaderos desafíos pero que puedas cumplir. Vamos a soñar pero con los pies en la tierra aunque sea por esta vez.

No te faltarán ideas seguramente, pero para que no te sientas perdido tal vez podrías empezar por:

  • ¿Un viaje a ese lugar que tanto deseas conocer?
  • ¿Una visita a esas personas que nunca tienes tiempo de disfrutar?
  • ¿Un ejercicio que aún no te sale y quieres lograr?
  • ¿Un trabajo nuevo al que quieres aplicar?
  • ¿Un libro al que no te animas por prejuicio?
  • ¿Una charla con alguien que tienes pendiente hace tiempo?
  • ¿Una transformación en tu peso corporal que nunca antes alcanzaste?
  • ¿Un hobby que te encanta pero no le dedicas las horas necesarias?
  • ¿Un idioma que necesitas para comunicarte con alguien que te interesa mucho?
  • ¿Un vicio del que te quieres alejar para siempre?
  • ¿Una relación que necesitas romper porque no te hace bien?
  • ¿Un grupo nuevo al que quieres entrar?

En fin... la lista sigue hasta el infinito, solo necesitas elegir lo que realmente tiene sentido para ti. Recuerda que el autocoaching es una herramienta muy útil que te ayudará a hacer más fácil el proceso. 

Las pascuas son mucho, pero mucho más, que un montón de azúcar y días libres de fiesta continuada y comilonas abundantes.
Independientemente de la religión, tienen un sentido que va más allá de cualquier creencia. Aprovéchalas.

Sé consecuente contigo y mira la parte más profunda de estos días de recogimiento, reflexión y perdón. Haz que valga la pena.
Quédate en silencio si lo necesitas.

Abstraerte del teléfono, las redes sociales y el bullicio diario te dará una inmensa satisfacción si realmente buscas reencontrarte con la persona más importante y que mejor te conoce: tú.

Te hablé de un segundo reto ¿cierto? Bueno, no me olvido.
Este no es tan fácil como el anterior. Aquí tendrás que abrirte, sentirte vulnerable y ser sincero contigo. Si no, ni lo intentes.

Respóndeme rápido y sin pensar mucho lo primero que viene a tu mente.

¿A quién necesitas perdonar?

Te dije que no era tan fácil. Lo sé, no te me escapes ahora.
Todos tenemos a alguien que "nos hizo" algo o "nos hace" algo. Digo algo porque no quiero ponerle etiquetas del tipo "daño", "decepción", "traición", "ofensa"... pero ya entiendes a qué me refiero.

Igual ya lo sabes, y si no te lo recuerdo: Nadie te hace nada que no te dejes hacer. Punto. No hay más.
Eres el 50% de la relación con cualquier otra persona y sin importar lo que haya sucedido, compartes la responsabilidad. Aún si te crees víctima. Piénsalo y ponte al mando.

Siempre puedes dar vuelta la ecuación y pasar de la pasividad a la actividad. Una víctima padece, tolera, aguanta. No quieres verte en ese lugar ¿verdad?
Entonces actúa.
Aprende, suelta amarras y sigue adelante con tu vida sin repetir lo que aprendiste.

Dicen por ahí que el ser humano es el único que tropieza dos veces con la misma piedra. Con lo que no concuerdo para nada.

Si vives de una manera relajada, haces las cosas de corazón y prestando atención a tu propio bienestar es bastante difícil que te suceda eso. Quizás por esta cuestión no creo en las segundas vueltas. Para mí no tienen ningún sentido, pero será tema para otro post más adelante.

Suelta el lastre y sigue. Felices pascuas

En serio, aprovecha al máximo estos días, suelta el lastre y empieza de nuevo si es lo que quieres.

Nada justifica que estés anclado a un pasado que te mantiene triste, rencoroso o esperando lo que nunca sucederá.

Quien sea que te haya "hecho" ese algo que tanto te molesta habrá tenido sus razones. Siempre existe una intensión positiva aunque ahora no la comprendas.
Intenta verlo con compasión y te darás cuenta que no lo hizo por ti, sino por sus propios motivos, quizás ignorancia, quizás miedo, quizás porque creyó que era lo mejor.

Sea como sea, ocúpate de liberarte de eso, reinicia tu cabeza y tu corazón y notarás cuanto mejor te sientes.
El cambio de actitud es fundamental si lo que buscas es empezar a tomar el control de tu vida. Empieza por respetarte a ti mismo y luego tendrás tiempo de romper las reglas si lo crees conveniente. 

Prueba, no tienes nada que perder. Mantenerte atado a aquella situación solo incrementará tu incomodidad y te puedo asegurar que la otra persona ni se acuerda de lo que "te hizo".

¿Crees que tienes problemas con tu autoestima? No te preocupes, vamos a tocar ese tema pronto y verás que puedes revertir la situación a niveles que ni te imaginas. 

Por ahora disfruta las pascuas, aprovecha cada experiencia para hacer algo bueno por ti y nunca dejes de crecer y mejorar.

Quiérete más y valórate

Te mereces estar bien y vivir alegre.

Gracias por leerme.
Besote y nos vemos la próxima.
Cyn

Deja un comentario