Todo lo que aprendí del autocoaching en 2016

Todo lo que aprendí del autocoaching en 2016

Cuanto más te conozcas, mejor podrás vivir. Sabrás qué hacer cuando te sucedan cosas buenas o malas porque serás capaz de anticiparte a tus reacciones.
El autocoaching es una herramienta súper efectiva para conocerte bien, así que hoy te voy a hablar de todo lo que aprendí durante este año que acaba de terminar.

Siempre me interesaron los temas de superación personal, pero no siempre supe aplicarlos.
Pasé por etapas diferentes en mi vida, como le pasa a todo el mundo, en las que me fue mejor y peor.

El problema es que cuando me iba bien no las disfrutaba al máximo y cuando me iba mal, creía que eran verdaderas catástrofes.
Sí, digo creía porque en realidad eran solo mis creencias, que a decir verdad, no siempre eran reales sino la famosa peli mental que todos nos hacemos.

Con el tiempo fui descubriendo técnicas y estrategias que me fueron "salvando" de los peores momentos y como la mayoría, también hice terapia.
Sinceramente en casos clínicos no quiero meterme porque para eso está la medicina y la psicología, así que me limitaré a contarte mi punto de vista desde el autocoaching.

2016 fue un año realmente importante para mí, hice muchas cosas nuevas, me animé a dar pasos que eran impensados hasta ahora y habiendo terminado el año, el balance es sumamente positivo.

El autocoaching tuvo mucho que ver porque me ayudó a tomar consciencia de creencias, miedos, reglas, comportamientos y un sin fin de cosas que tenía en lo más profundo de mi ser.

Si eres de los que les gusta mejorar, buscar cada día algo nuevo que aprender y hacer todo lo posible para llegar a cumplir tus sueños más intensos, esto te va a servir mucho.

El coaching promete ayudar a transformar vidas, llevando a las personas del punto en el que están al que quieren estar.

Bien, imagínate eso pero aplicado a ti mismo. Grandioso ¿verdad?

A mí particularmente me sedujo la idea de poder verme a mí misma como alguien a quien podía transformar, conocer a fondo y ayudar a tener la vida que había planeado.

Podría hacer coaching a los demás? Probablemente. Pero lo que realmente me interesa es hacerme coaching a mí.

Soy mi mejor experimento y así pienso vivir el resto de mis días, al máximo de mi potencial.
Sinceramente la idea de saber todo de mí, lo que pienso, lo que siento, lo que me molesta, lo que me gusta y no solo eso sino por qué me suceden esas cosas, por qué reacciono como lo hago y sobre todo cómo hacer para ir modificando lo que me hace sufrir, no tiene precio.
Soy curiosa por naturaleza y esto me encanta.

Quiero que lo veas de una forma parecida.

¿No conoces el autocoaching? Aprende qué es y para qué te sirve en 30 minutos.

En este post te explico lo que debes saber sobre el autocoaching como herramienta para tu autoconocimiento personal y que lo entiendas perfectamente y veas si es lo que necesitas.

En mi opinión el coaching a uno mismo es una de las herramientas más potentes que puedes usar para lograr una transformación personal profunda.
Evidentemente si la usas a consciencia y de corazón, porque es un trabajo propio y sincero, si no no sirve de nada. Si disfrutas el proceso y abandonas las expectativas, el autocoaching te transformará la vida y aún mejor, la forma de vivirla.

Mi experiencia con el autocoaching

1

Me dio máxima claridad

Me sentía perdida, aburrida, hastiada de la vida normal. No sabía cómo empezar a cambiar mi situación porque en realidad no tenía idea dónde estaba el problema.


Esta práctica te da esa claridad que buscas cuando ves todo tan pero tan oscuro que crees que nunca saldrás del pozo. Pero claro, siempre tienes la opción de no hacer nada y seguir con esa sensación espantosa.

Si alguna vez te sentiste perdido, sin saber qué rumbo tomar en tu vida, incompleto y vacío, ya sabes a qué me refiero.


2

Entendí cómo tomaba mis decisiones

Siempre estamos en un lugar u otro gracias a las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida con lo que nos va pasando.

Yo lo sabía, muchas veces había hecho o dejado de hacer cosas por diversas razones, entre ellas el fracaso, pero todo eso había forjado mi presente.

No podía quejarme, después de todo había sido mi elección llegar a donde estaba, aunque no me gustara me había ganado esta incomodidad yo sola.

Y supe que si había decidido para llegar a esto, podría empezar a decidir de otra manera y tener el poder de cambiar de ahora en adelante.

3

Cambió mi enfoque

Dejé de tener expectativas y aprendí a enfocarme en el camino, en el mientras tanto, en el proceso.

Al final, lo único que podemos vivir es el presente, el pasado ya quedó atrás y el futuro lo único que hará es llenarnos de ansiedad.
Ese era uno de mis mayores problemas, la ansiedad y como consecuencia las preocupaciones.

Cuando realmente cambias tu enfoque y se modifica tu actitud, eso pierde importancia.
La ansiedad se redujo a tal punto que ya no me despierto de noche pensando en problemas, por ejemplo. Así muchas cosas.

4

Objetivos reales

Aprendí a diseñarme objetivos factibles de cumplir y el plan de acción para hacerlos realidad

No soy una súper mujer y no puedo con todo a la vez. Se necesitan objetivos que puedas cumplir y definir las mejores formas para llevarlos a cabo.

Este blog es el resultado de uno de esos objetivos. Así que ya ves, cumplido y con gran satisfacción.

5

Emociones, creencias, necesidades y motivos

Identifiqué mis emociones, mis necesidades básicas y los motivos por los que me muevo en la vida de la forma que lo hago y no de otra. 

Identifiqué mis emociones, mis necesidades básicas y los motivos o motivaciones por los que me muevo en la vida de la forma que lo hago y no de otra.

Pude ver algunas de mis creencias más profundas, las enquistadas que no eran realmente mías, que ya no me sirven y cambiarlas por nuevas más alineadas con la vida que quiero a partir de ahora.

6

Fortaleza emocional

Logré apreciar mi fortaleza emocional apoyándome en mi ingenio y no tanto en mis recursos.

Esto me dio una inyección de energía extra para entender que no me falta nada que no tenga porque puedo conseguir lo que quiera.
El ingenio es inagotable, mientras que los recursos será siempre escasos.

7

Estados mentales

Ahora veo claramente desde qué estado mental resuelvo mis problemas.

Tomé consciencia que adoptar la posición de un avestruz que esconde la cabeza, o de la víctima que se queja de todo y se queda quieta no es lo que quiero, así que practico cada día mi estado emocional de guerrera para mis logros.

Pero fundamentalmente aprendí que mis acciones, es lo único que me llevará a levantarme cada mañana de la cama con una sonrisa y sin agobio por el día que voy a enfrentar.

No voy a hacer mucho más largo este post, solo me falta decirte que una de las cosas más importantes que me dejó el autocoaching es que siempre es mucho mejor enfocarse en el camino, en crecer, en superarme permanentemente sin prestar tanta atención al resultado.
Porque de esa manera siempre estarás haciendo algo bueno por ti, creciendo constantemente no habrá quien te detenga.
Independientemente del resultado te sentirás satisfecho, y te lo digo con conocimiento de causa porque es como me siento justo ahora.

El autocoaching es un proceso constante, solo necesitas dedicarte atención y tiempo a ti mismo.
No te arrepentirás.

Ese fue mi proceso de autocoaching, profundo, sincero, a veces difícil porque me resistía a ver mis cosas, pero te aseguro que valió la pena.

Así que si estás pensando en un proceso de autocoaching, no lo dudes, empieza ahora mismo descargándote la hoja de trabajo que te dejo debajo de este post.

Además, estoy preparando un mini curso gratuito de autocoaching para que puedas comenzar este súper viaje hacia tu transformación personal.

¿Todavía no tienes tu lugar?

Sé parte de las personas que apuestan a conocerse como nunca antes y súmate al Mini Curso Digital de Autocoaching
Es GRATUITO y te daré un montón de herramientas para aplicar inmediatamente

Gracias por leerme, nos vemos la próxima.
Besote
Cyn

PD: Cuéntame ¿alguna vez practicaste autocoaching? Me encantará leerte en los comentarios más abajo

Deja un comentario