No me respeto a mí mismo

No me respeto a mí mismo

Te llevas a límites innecesarios y no te respetas a tí mismo. Te crees que puedes con todo sin medir las consecuencias. Pero...
¿Alguna vez te planteaste algo como: por qué no me respeto a mí mismo?

Lo sabes, no es por superarte, es por orgullo, es por ego, es por soberbia y también por problemas de autoestima.
Sí, puede ser que te moleste escucharlo, pero es la verdad.

El solo hecho de no cuidarte, de hacer pasar a tu cuerpo por dolores innecesarios es un acto de autoflagelación aunque te suene fuerte.

Solo alguien que no se quiere lo suficiente, podría maltratar su cuerpo de semejante manera.
Ese cuerpo que te acompaña desde que naciste, el mismo que tendrás hasta el último día de tu vida.
Ese, que sin importar lo que le hagas, te responderá hasta agotarse.
Ese, que aguantó, aguanta y seguirá aguantando hasta que drenes su última gota de energía

Quizá, deberías plantearte:

  • ¿Por qué lo haces?
  • ¿Qué quieres demostrar?
  • ¿A quién le quieres ganar?

Y sí, ya sé que me estarás respondiendo cosas como:

  • Soy así
  • No pasa nada, yo aguanto
  • Siempre lo hice así y me gusta
  • Conozco mis límites y sé hasta dónde puedo llegar

Pues bien, es tu responsabilidad, es tu elección, pero entonces no valen las quejas.
Tampoco que le des consejos a los demás sobre lo que deben hacer o dejar de hacer cuando veas que se hacen daño.

Sé consecuente con tus palabras, impecable en tus actos, no des consejo si no puedes primero con tu vida

Algo tan básico como cuidarte afecta a los demás, y lo sabes muy bien.
Cuando no te cuidas, sufres y el entorno te ve, pero ¿qué crees que siente?

  • Si tienes hijos y te escuchan quejarte de tus dolores
  • Si tienes una pareja y le cuentas todo lo que te aqueja
  • Si tienes amigos y los llamas solo para contarles tus penas

Realmente ¿eso te parece bueno?

Imagina un cambio de roles...
¿Qué sientes tú cuando estás del otro lado? Del que escucha, del que ve, del que percibe a su ser querido sufriendo.

Y peor aún ¿si ese sufrimiento es evitable?

Si tienes un accidente, un imprevisto o te sucede algo que no lo pudiste evitar, bien. Lo solucionarás como puedas.
Pero cuando lo que te está lastimando son tus propios actos, cuando no te respetas ni te das el tiempo para sanar, es cuanto menos irresponsable. Contigo y con los demás.

Hay gente que cree que puede ir a trabajar con fiebre, que puede ir al gimnasio con dolor de cabeza, que puede comer cualquier cosa aunque tengas gastritis, etc.
Y no, dejame decirte que todo eso, no es digno de admirar. Es lamentable. Es mediocre. Es ego puro.

Ese tipo de comportamiento no te hará más fuerte, ni más feliz, ni más admirable. Al contrario.

Actuar de esa manera lo único que hace es mostrar tu parte más irresponsable, más decadente, más egocéntrica, más débil.
Dejas ver lo poco que te importas y es un claro ejemplo de falta de respeto a uno mismo.

Podrías escudarte en que la sociedad te exige no faltar al trabajo, que tu casa te exige no abandonar las tareas domésticas, que los estudios te exigen pasar un examen y bla bla bla. Claro, si te deja contento, genial.

Pero en lo más profundo de tu alma sabes que nada de eso es verdad.

Son maneras de comportarte:


  • por gestionar mal tus emociones, 
  • por no animarte a hacer lo que corresponde, 
  • por no respetarte, 
  • por no quererte lo suficiente, 
  • por no enfrentarte a la situación real,
  • porque tienes una necesidad de importancia brutal

Mucho de esto quizá inconsciente, pero es una manera de llamar la atención de quienes te rodean.

Si te ven dar más de lo que puedes, seguramente te dirán algo, y eso amigo mío te hace sentir importante. Lo admitas o no.

La buena noticia es que se puede corregir.

La elección es tuya. Si quieres seguir igual, ok. Pero sé consciente, que no es justo que te hagas eso.

¿Quieres mejorar tu vida?
Aprende a darte
el valor que tienes

  • Respétate
  • Vive más liviano
  • Olvida el reconocimiento ajeno
  • Priorízate
  • Haz lo que te hace sentir bien
  • Minimiza el dolor
  • Reduce todo lo posible el sacrificio
  • Esfuérzate pero no sufras
  • Sube tus estándares
  • Deja de tolerar y empieza a disfrutar
  • Elige mejor
  • Toma buenas decisiones
  • Olvídate del fracaso y corrije errores
  • Prueba cosas nuevas una y otra vez

Y sobre todo, no le compliques la vida a nadie más. Porque sí, tus elecciones te afectan a ti, pero también a los que están a tu alrededor.

Hazlo por ti y hazlo por ellos.

Cuéntame... ¿Te respetas? ¿Te quejas a menudo? ¿Haces algo para corregirlo?
Te leo más abajo en los comentarios.

Gracias por leerme, nos vemos en el próximo post
Besote
Cyn

2 comentarios en “No me respeto a mí mismo”

  1. Yo creo que no me respeto porque siempre me exijo de más, es que me frustra que haga tan poco cuando me esfuerzo lo “normal”, parece que para apenas conseguir algo bueno tengo que pasar toda una odisea. Nada me sale bien a la primera, el reconocimiento de los demás no me llena y parece que hago demasiado por casi nada. Doy mucho de mí y sacrifico cosas: tiempo, esfuerzo, pasar tiempo con mi familia, hacer lo que me gusta, incluso comer y dormir y parece que nada es suficiente.

    • Hola Yes! Es muy valiente de tu parte que puedas reconocer todo esto, es la mejor forma de empezar a cambiarlo si te incomoda y creo que sería un estupenda idea ir abandonando la expectativa del reconocimiento ajeno, lleva tiempo y mucho trabajo interior pero vale la pena en gran medida.
      Muchas gracias por tu comentario y te felicito por tu humildad en ver que no es necesario que te exijas de más. Besote

Deja un comentario