Actitudes positivas y negativas

Actitudes positivas y negativas

A través del tiempo nuestras actitudes cambian, no siempre somos conscientes pero lo cierto es que varían y no tiene nada de malo. ¿Pero qué pasa cuando esas actitudes positivas y negativas nos traicionan? ¿Y si pudieras transformarlas a voluntad?

En el post de hoy, comprenderemos qué se necesita para hacerlo. Si te interesa, continúa leyendo, la recompensa podría ser encontrar la manera de acercarte a tus objetivos mucho más rápido.

¿Qué son las actitudes?

La actitud es tu forma de afrontar la vida, aquello que te hará percibir lo que vives de una u otra manera.
Es la predisposición que tienes a estar de una forma determinada, un estado de ánimo que puedes elegir y cambiar a voluntad.

Claro, como no lo podemos tocar, es común sentirnos algo perdidos al momento de comprenderla, sin embargo todo el mundo entiende de lo que estamos hablando cuando mencionamos una actitud.

Piensa en esas situaciones donde, ante un hecho, te descubriste diciéndote "Que mala actitud tiene tal persona", o "Como me gusta hablar con esta persona, siempre tiene tan buena actitud"

¿Los ves? La actitud es de esas cosas que aun sin poner definirla con exactitud, no tendrás dudas de lo que significa.

¿Quieres mejores resultados?
¿Esperas alcanzar lo que sueñas?

Procura conseguir la actitud adecuada. Esto puede sonar algo confuso y hacerte caer en la trampa de que necesitas más conocimiento o mejorar tus habilidades.

Pues no, tu actitud es el estado de ánimo, la lente con la que ves lo que te sucede y quieres lograr en tu vida cotidiana.

Actitud y aptitud

Es curioso como mucha gente duda en la diferencia entre actitud y aptitud. Para hacerlo lo más simple posible, piensa en términos de cómo y qué.

La actitud es cómo haces las cosas, cómo te predispones ante ellas, cómo las ves y las afrontas.

Y la aptitud es qué haces o puedes hacer, tiene que ver con las capacidades, habilidades y destrezas. El concepto de aptitud se relaciona con aquello en lo que eres apto, tienes determinadas competencias según tu preparación, conocimiento y pericia.

No las confundas y saca el mayor provecho de ambas.

Elige tu actitud

Si no lo haces estará condicionada por los eventos que se acumulan en tu día a día. Aquello que te sucede sesgará tu manera de enfrentar cada momento. Ahí radica la importancia de elegir tu actitud.

Cuando buscas mejores resultados, es crucial que tengas una excelente predisposición, abierta, alegre, curiosa. Tu forma de enfrentar lo que haces tiene que ser positiva, de lo contrario encontrarás que todo se hace cuesta arriba.

Reflexiona y dime ¿Eres de los que responden como una víctima, alguien impotente y negativo ante una pregunta tan simple como un inofensivo "cómo estás"?

Recuerdo que en el pasado tenía un vecino que ante esa pregunta, su respuesta era "Acá estoy, esperando" y yo me sorprendía porque no entendía qué esperaba, hasta que un día lo supe, esperaba la muerte.
¿De verdad?, pensé. ¿Cómo es posible que alguien pueda tener esa actitud?

Presta atención y notarás que es algo bastante común, respuestas de derrota, lucha, sufrimiento, impotencia. La gente no cuida su actitud y cae en la posición de pensar y responder de forma casi automática, pero créeme, eso denota lo que sientes en tu interior.

Si te sintieras súper alegre, satisfecho con tu vida, lleno de proyectos, valioso, con ilusiones y las ganas de hacer cosas fueran lo normal, no responderías jamás algo como "Tirando", "Acá, luchando", "Sobreviviendo".

Actitudes positivas y negativas | Instagram @cynperazzo

Crea nuevos hábitos y ten una buena actitud

La diferencia en tu vida puede estar en cultivar una buena actitud mediante tus hábitos diarios hasta hacerlo inconscientemente.

Ante cada comienzo tienes la oportunidad de elegir con qué actitud lo afrontarás, esfuérzate por predisponerte de la mejor manera cada vez que empiezas algo:

  • Un día
  • Un proyecto
  • Una relación
  • Un cambio

Lo que sea que comiences, puedes elegir la forma en que te enfrentarás a lo nuevo, aun cuando sea desconocido y pueda provocarte algo de incertidumbre o inseguridad.

Cultivar una mejor actitud es una tarea constante, tómalo como una forma de vida, algo que haces de forma permanente y no esperando un resultado en particular.

Tu visión de las cosas cambia cuando te pones frente a ellas con una actitud de vencedor, sabes que puedes ganar un buen resultado, que puedes sacar lo mejor de lo que estés a punto de hacer.

Cómo tener buena actitud

  • Elige cómo afrontarás los hechos de cada día
  • Decide en cada momento qué actitud tendrás
  • Cuida tus pensamientos
  • check
    Elige las palabras que utilizas en tu diálogo interno
  • check
    Esfuérzate por ver el lado positivo de lo que te ocurre
  • check
    Aprende de cada experiencia que enfrentas
  • check
    Siéntete curioso por lo que te ocurre
  • check
    Cultiva tu actitud constantemente
  • check
    Abandona las actitudes que no te gustan de ti mismo

¿Cómo cambiar de actitud frente a la vida?

Nuestras peores actitudes suelen ser consecuencia de los bloqueos, provocados por nuestros miedos.
Temes, te bloqueas y respondes con actitud negativa.
En un intento de protegerte, te cierras, y no permites que tu buena predisposición aflore.

Para revertir ese comportamiento casi automático ouedes hacer lo siguiente:

  1. Respira y relájate para que el aire entre en tu cuerpo para tranquilizarte. Hazlo repetidas veces y notarás que tu estado mental empieza a cambiar.
  2. Genera pensamientos positivos para contrarrestar los negativos. Busca el lado positivo a lo que a priori parece negativo, de esta forma estarás rompiendo el desequilibrio que te lleva a un estado mental negativo. No todo lo que vemos negro realmente lo es, pero bajo un estado mental negativo, nos bloqueamos y las cosas parecen peores de lo que son en realidad.

Con estos dos pasos puedes cambiar tu actitud en cualquier momento, requerirá de tu parte, necesitarás ser más consciente que nunca, pero de eso se trata crecer ¿No?

Recuerda que casi nada es blanco o negro, convierte los grises en tus aliados y comprenderás que todo fluye mucho mejor.

Adelante, cambia tu actitud si sientes que no tienes la que te gustaría y te sorprenderá cómo los resultados que parecían tan escurridizos, empiezan a aparecer.

Un cambio de actitud puede venir solo de uno mismo, por más que alguien te presione a cambiar, si tú no decides hacerlo, será muy difícil lograrlo.

Tienes que estar convencido de que una buena actitud mejora tu vida, te abre puertas, te relaja y te ayuda a vivir mejor, nadie podrá hacerlo por ti.

Descubre cuándo tienes actitudes que quisieras cambiar y simplemente dedícate a ello. Rétate a tener la mejor actitud que puedas en cada instante y sentirás la diferencia.

Ahora dime ¿Sientes que tu actitud necesita mejorar?
¿Estás dispuesto a cambiar tu actitud?
¿Qué consecuencias tuviste por tus actitudes a lo largo de tu vida?

Siempre estás a tiempo de hacer almo más por ti, este puede ser un gran primer paso.

Gracias por leerme, nos vemos en el próximo post.
Disfruta el día.

¿Quieres que te avise cuando publico nuevo contenido?

Deja un comentario